Etapas del garabateo en la primera infancia

Imagen de hlaitano

¡Garabatos…garabatos…garabatos!

Garabateo

Se inicia desde el primer trazo con movimientos de todo el brazo (dedos, muñeca, codo, hombro) representando evolución en el aspecto psicomotriz.
Los garabatos son realizados sin una intención predeterminada y van evolucionando con el transcurrir del tiempo. Pero es hasta los 4 años de edad, cuando las figuras dibujadas comienzan a ser reconocibles.
Los primeros trazos son el comienzo de la expresión introduciendo al niño(a) no sólo en el dibujo sino también al aprendizaje progresivo del lenguaje oral y escrito.

 

Etapas del Garabateo

1. Garabateo sin control o desordenado:

En sus primeros meses los niños encuentran un lápiz, crayón o marcador más interesante para verlo, tocarlo y hasta chuparlo a medida crece van apareciendo sus primeros trazos.

Características de esta etapa

-    Inicia aproximadamente a los 18 meses.
-    Realiza trazos débiles, desordenados, rectos, ligeramente curvos, sin ninguna dirección específica, variando de longitud y dirección.
-    No existe coordinación óculo manual y aún no posee control de sus movimientos.
-    No tiene una intención de representar algo en específico ya que no intenta reproducir el medio visual circundante, sólo le interesa el placer del movimiento, dejando su huella en el papel que será siempre lo más amplia posible, facilitándole así el progresivo control muscular del gesto.
-    En muchas oportunidades se puede observar que los garabatos salen de la hoja de papel y el niño(a) mira a los lados mientras ejecuta el trazo.
-    El color carece de importancia, juega un papel secundario.

Investigaciones realizadas por autores como Lowenfeld y Brittain afirman:

“Algunos padres tratan de encontrar en estos ga¬rabatos algo que pueda reconocerse (…) Mientras un niño está en la etapa del garabateo desordenado, trazar un dibujo de algo real” es inconcebible (…) Puesto que el niño de esta edad no tiene control visual sobre sus garabatos, los padres deben considerar esto como una indicación de que el niño no está aún en condi¬ciones de realizar tareas que requieran control motor preciso de sus movimientos” (p.120-121).

En esta etapa al niño le interesa el placer que le produce dejar su huella sobre cualquier superficie. Los garabatos irán evolucionando a medida que el niño va adquiriendo coordinación motora.

2. Garabateo Controlado

Aunque no exista mucha diferencia con los garabatos sin control, en esta etapa hay un avance en el aspecto motriz, el niño posee mayor coordinación óculo-manual por lo que se dedica a esta actividad con mayor entusiasmo.  

Características de esta etapa

-    Inicia alrededor de los dos años
-    Alcanza  un control visual sobre lo que realiza y llena toda la hoja
-    Al controlar sus movimientos, el niño  disfruta de este descubrimiento, que lo estimula a variar en sus trazos la forma y las dimensiones, notándose trazos verticales, horizontales, circulares y en algunas ocasiones se puede observar el empleo de varios colores.
-    Los trazos son más ordenados; ensaya sobre la forma de tomar el lápiz pero es hasta los tres años de edad que se aproxima a la manera de sostener el lápiz que tiene el adulto.
-    Trata de establecer relaciones entre lo trazado y el ambiente

En esta etapa Lowenfeld y Brittain (1980) sostienen:

“El papel del adulto es ahora mucho más importante, ya que, a menudo, el niño acudirá a él con su garabatos, deseoso por hacerlo partícipe de su entusiasmo. Esta participación en una experiencia es lo importante y no el dibujo en sí” (p.124).

Siendo la coordinación motora el logro más importante en esta fase, el propósito del niño es el de mover el lápiz sobre el papel, pues todo su placer procede del dominio que va adquiriendo sobre sus movimientos. Por tanto cualquier hecho que lo desa-
liente creará inhibiciones en sus posteriores creaciones, es oportuno que lo felicites y motives en su actividad.
A medida que el garabato controlado va avanzando, el niño le pondrá un nombre, lo que indica que pasa a la siguiente etapa.

 

3. Garabato con Nombre

El niño ya no dibuja por el simple placer motor, sino con una intención; los garabatos no sufren muchas modificaciones con respecto al garabateo controlado, pero se diferencian de éste cuando para el niño sus trazos tienen un significado y les asigna espontáneamente un nombre

Características de esta Etapa

-    Se espera que inicie a los 3 años y medio
-    Se descubre que los dibujos tienen sentido y se les asigna un nombre
-    Pasa del placer por el movimiento al pensamiento imaginativo, existiendo ahora una intención previa a la acción.
-    Los mismos trazos pueden simbolizar diferentes cosas y también existe la posibilidad que cambie el nombre de lo que ha dibujado en el transcurso de su actividad creadora.
-    Distribuye los dibujos en diferentes partes de la hoja.
-    Utiliza variedad de colores para distintos significados.

Investigaciones realizadas por autores como Lowenfeld y Brittain afirman:

“Puede ser realmente peligroso que los padres o los maestros impulsen al niño a que dé un nombre o encuentre explicación a lo que ha dibujado” (p.128).

Por tanto, queda en tus manos y en las manos de los adultos cercanos al niño que le brinden confianza, estímulo y entusiasmo para que sigan creando.

 

4. Etapa Pre esquemática (de los 4 a los 7 años)

Las representaciones del niño con respecto a cosas o personas son realizadas con mayor detalle y tienen más semejanza con la realidad, aunque se omiten ciertas partes. Los trazos van perdiendo la relación con los movimientos corporales característicos de la etapa del garabateo, evolu-
cionando hacia una representación más definida.

Frecuentemente un adulto es capaz de entender el dibujo, ya que anteriormente, el niño daba nombres a grafías incomprensibles para los mayores.

Características de esta Etapa

-    La motivación para realizar sus dibujos se basa en la representación de la figura humana en forma de sol
-    Se dibuja la figura humana con un círculo por cabeza y dos líneas verticales que representan las piernas. Esta representación se suele denominar “monigote”, “cabeza-pies”, “cabezón” o “renacuajo”
-    Perspectiva egocéntrica del mundo
-    Durante esta fase los símbolos representados varían constantemente, por lo que la figura humana, casa o árbol que represente hoy no será igual al que represente mañana
-    Progresivamente se van completando los dibujos con detalles, aunque exista constantemente ausencia de relaciones espaciales
-    Posee poco interés por el cromatismo pero disfruta del uso del color
-    Existe poca relación entre los objetos que pinta y su color real. Probablemente elija su color favorito para representar a su hermano, y un color verde para pintar una experiencia alegre, o gris para un cuento triste

Por consiguiente padres y cuidadores deben facilitar todas las posibilidades para que el niño experimente, no debes emplear frases como “el cielo es azul y no rojo”. Permite que el niño descubra por sí mismo las relaciones del color con el medio que le rodea.

 

5. Etapa Esquemática (7 a 9 años de edad)

Los niños llegan a esta etapa cuando poseen un conocimiento más amplio del mundo que les rodea, comprendiendo esta fase de los 7 a los 9 años de edad. En la etapa esquemática el niño realiza sus composiciones con ciertas habilidades motoras que se han venido perfeccionando a lo largo del proceso de desarrollo.

Características de esta Etapa

-    Logra representar un esquema humano con sus detalles característicos tales como cuerpo, cabeza, brazos, piernas ojos, nariz, boca, cabello, cuello, pies. Incluyendo elementos separados, por ejemplo, manos y dedos.
-    Algunas veces puede representar la ropa en lugar del cuerpo.
-    El esquema humano resulta de fácil reconocimiento para el adulto.
-    El principal hallazgo de esta etapa es que el niño descubre que existe un orden en las relaciones espaciales, ya no tiene la concepción de que los objetos se encuentran aislados sino que establece relaciones entre los elementos, considerándose a sí mismo como una parte del entorno.
-    En esta etapa existe una representación muy particular  de diferentes secuencias temporales en un mismo espacio  Es la forma que tiene el niño(a) para representar acontecimientos que sucedieron en distintos momentos, es decir, dibuja una secuencia temporal en una misma hoja y sin delimitarla mediante cuadros.
-    Dibuja en  “radiografía” o “rayos x”, representa detalles que deben permanecer ocultos, dibujando al mismo tiempo, el exterior y el interior de la figura humana o de algún elemento que represente.
-    Igualmente, el niño(a) descubre que existe una analogía entre el color y el objeto.

 
Investigaciones realizadas por autores como Lowenfeld y Brittain afirman:

El esquema es el “concepto al cual ha llegado un niño respecto de un objeto real (…) y que repite continuamente mientras no haya alguna experiencia intencional que influya sobre él para que lo cambie” (p.173).

El esquema puede variar de un niño a otro, ya que cada uno posee características propias de su personalidad, por lo que una casa, árbol o figura humana será representada de diferente manera.

 

Consideraciones importantes

¡Un entorno adecuado!

La evolución del potencial creador se inicia en el momento en el que el niño realiza sus primeros trazos espontáneos e ingeniando sus propias grafías. Partiendo de estas pri-
meras experiencias agregará detalles poco a poco hasta llegar a dibujos más elaborados. Sin embargo, el desarrollo creativo se muestra muy influenciado por el entorno.

-    Entorno familiar: Está comprendido especialmente por los padres y la influencia que éstos ejercen para favorecer el desarrollo creativo de su hijo.  
-    Entorno escolar: El entorno escolar es una prolongación del entorno familiar, es en la escuela donde el niño se encuentra gran parte del tiempo, teniendo el docente un papel trascendental para afianzar y favorecer el desarrollo creativo.

¡Acompañamiento y apoyo!

El espíritu creativo se cultiva animando al niño a repetir una y otra vez el proceso para afinar sus habilidades y ganar confianza en sus capacidades. Ofrece una variedad de experiencias artísticas para que los niños desarro-
llen sus propias creaciones, anímalos y acompáñalos.

Ten presente:

- Evitar los prejuicios
- Elogiar el trabajo cuando sea necesario
- Brindar igualdad de condiciones
- Respeto y tolerancia
- Apertura a lo nuevo
- Participación activa entre el entorno familiar y escolar
- Despertar en el niño el interés de sentir, ver, tocar, oler lo que se
  encuentra a su alrededor

¡Con tu apoyo lograras que tus niños sean creativos, originales, espontáneos, innovádores, independientes y perceptivos!

 

Extraido de la guía "Descubriendo el Arte" de los talleres Nacer Aprendiendo de United Way Honduras - 2015